Información

Estructura del sistema cardiovascular

En los humanos, el sistema cardiovascular es el encargado de proporcionar nutrientes, oxígeno y otras propiedades a cada parte de nuestro cuerpo.

Manteniéndolo, protegido contra agentes infecciosos y preparado para el gasto energético al respirar, caminar o cualquier otro esfuerzo físico. Posee una lógica sencilla de entender y en este artículo te mostraremos la estructura de tu sistema cardiovascular.

Estructura del sistema cardiovascular

Fase de respiración

Para que nuestro sistema cardiovascular opere, es necesario obtener el principal combustible, el oxígeno. Ingresando, desde el exterior mediante el aire que inhalamos al respirar y llega hasta los pulmones.

Estos se encuentran a cada lado del corazón y son dos sacos que se expanden y contraen constantemente. Allí, los alvéolos efectúan el intercambio gaseoso de oxígeno por dióxido de carbono de la sangre que llega mediante la arteria pulmonar.

Finalmente, la sangre regresa al corazón ya oxigenada y purificada y los pulmones expulsan el dióxido de carbono al exhalar. Todo esto, ocurre en cuestión de segundos.

Ciclo cardíaco

Los vasos sanguíneos se encargan primero de traer toda la sangre hacia el corazón, ingresando a través de las venas cavas superior e inferior. Luego, entra a la aurícula y el ventrículo derecho del corazón, que se contrae para impulsar la sangre hacia la arteria pulmonar.

En ese momento, la sangre fluye por los capilares de la arteria pulmonar y efectúan mediante los alvéolos el intercambio gaseoso.

Finalmente, regresan por la arteria pulmonar hasta el lado izquierdo del corazón y la sangre sale bombeada por la arteria aorta hacia todo el organismo.

Distribución por los vasos sanguíneos

Estas son las cavidades de la estructura cardiovascular que transportan la sangre oxigenada hacia todo el cuerpo y luego la devuelve al corazón.

Las arterias, parten desde la aorta y se ramifican hasta llegar a los diminutos capilares donde se filtran a los tejidos.

Cuando las células han aprovechado todos los nutrientes de la sangre, esta vuelve por los capilares hacia las venas y de allí, al corazón para ser nuevamente purificada.

Conociendo la estructura de nuestro sistema cardiovascular, podremos entender el riesgo que representa el adquirir hábitos dañinos. También, nos concientiza acerca de la importancia de cuidar nuestro organismo y saber respirar.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía